miércoles, 21 de noviembre de 2007

Proyectan construir viviendas en una isla artificial frente a la Malvarrosa


Con la que está cayendo, y aún se atreven a proponer semejante aberración, una isla artificial frente a la Malvarrosa, el colmo de los engendros... y sin ningún rubor, oye. Vamos,¡si nos quieren urbanizar hasta el horizonte! Es para rasgarse las vestiduras, y ya de paso las venas, a lo bonzo, y sin paracaídas. La propuesta tampoco es que sea original, pues ya están en marcha obras similares en países como Emiratos Árabes, pero con una diferencia importante: allí la isla se sitúa frente al desierto. Aquí, sin embargo, hay una ciudad, y en ella todavía vivimos algunos a los que un montón de adosados llenos de pijos no nos parece el complemento apropiado para un Mediterráneo al que ya hemos maltratado bastante. Parece que otros no piensan igual, ¡con lo bonito que se ve el sol al amanecer! Quizás un daltonismo desviado les impide apreciar otros colores que no sean los del verde de los billetes.

Y llaman a "eso" "un barrio más"... A mí sin ir más lejos me pillaría de paso para cuando fuera a comprar al Mercaflota.

Pero cuidado que no se trata de un proyecto elitista: por sólo 300.000 euros ya podemos tener nuestro pisito de 40m2 en primera línea de algas, y eso ya sabemos que lo paga cualquier hijo de vecino con unas horillas extra y sin despeinarse. ¿Qué no? Dicen que 1000 familias podrían habitarlo... ¿familias de Pin y Pon, y avezados quinielistas? ¿Qué tal si buscamos a Nemo en los cimientos?

Lo peor es la piel de cordero "ecologista" con que tratan de disfrazar al engendro, aprovechando que el Pisuerga pasa por la casa de Al Gore. Dejemos las cosas claras: un proyecto basado en la mayor aberración ecológica y paisajistica de la historia de esta ciudad no puede ser "ecologista" porque sus casas sean bioclimáticas, o sus habitantes caguen mármol.

Y es que si el mar no es bonito para todos, no es bonito.

Transcribo a continuación la noticia completa, tal cual ha sido publicada hoy en el diario El Mundo (todo hay que decirlo, con una complacencia que me hace imaginar la redacción del periódico inundada de babas):

Una isla artificial frente a playa de La Malvarrosa

Presentan un proyecto para construir un complejo artificial frente a la capital. Isla Luna sería accesible a todos los bolsillos y acogería a unas 1.000 familias. Ni el Ayuntamiento ni la Generalitat se han pronunciado aún sobre el megacomplejo.

¿Decían que Valencia era una ciudad que vivía de espaldas al mar? El más sorprendente de muchos proyectos que buscan cambiar esta tendencia se está fraguando estos días previos al Salón Inmobiliario Urbe. Un grupo inmobiliario proyecta la construcción de una inmensa isla artificial a un kilómetro de la mítica playa de La Malvarrosa de Valencia. Su nombre, Isla Luna. ¿Publicidad o futurismo residencial?

A diferencia de las elitistas islas de Emiratos Árabes o Miami, Isla Luna estaría concebida para convertirse en un barrio más. El proyecto ocuparía 1,6 millones de metros cuadrados, de los que un millón estaría ocupado por tierra y el resto por canales. El proyecto tendrá capacidad para acoger a unas 1.000 familias en apartamentos de un dormitorio, adosados, pareados o 'lofts' y edificios de baja altura.

El proyecto ya tiene "inversores españoles para cubrir los 5.000 millones de euros" en los que se estima su coste y, en caso de comenzar "mañana", su construcción estaría terminada en 2020

Una prueba de que las promociones de la isla no estarían dirigidas a unos pocos afortunados es que el proyecto prevé que entre un 25% y un 30% de las viviendas estarían reservadas para viviendas sociales. En el mercado libre, el apartamento más pequeño, de 40 metros cuadrados, tendría un precio mínimo de en torno a 300.000 euros.

El grupo Redis 6, promotor del proyecto, es una inmobiliaria valenciana afincada en la capital desde hace 27 años. Su director general, Oscar López, aseguró durante la presentación del proyecto que todas las viviendas serían "bioclimatizadas" y de "calidad" tanto en los materiales como en sus acabados.

De hecho, el medio ambiente será una prioridad. La isla contaría con plataformas fotovoltaicas, un parque eólico y sistemas de captación de energía solar. El suministro de agua iría cargo de una desaladora y un sistema de extracción de aguas, además de una depuradora submarina.

El ambicioso proyecto se presenta en un momento complicado para el sector inmobiliario en el que la demanda está estancada y la oferta sigue creciendo. En este sentido, López se muestra convencido de que Isla Luna saldrá adelante y tenga un gran éxito de ventas.

Ni Generalitat ni ayuntamiento se ha pronunciado. El director del grupo Redis reconoció que es un "momento delicado" para que Ayuntamiento, Generalitat o Gobierno se pronuncien sobre el proyecto dada la proximidad de la elecciones generales en marzo de 2008 y, de hecho, "no ha habido ningún contacto" con las instituciones para tramitarlo.

Aun así, en caso de obtener las licencias necesarias para llevarlo a cabo, ya tiene "inversores españoles para cubrir los 5.000 millones de euros" que se estima que costaría y, en caso de comenzar "mañana" su construcción, estaría terminada en 2020, señala López.

En este nuevo barrio flotante no faltaría de nada, incluso la demanda cultural quedaría cubierta. Habría espacios de uso educativo y cultural, donde se podría encontrar un ‘Museo de la Luna’, colegios, guarderías, así como escuelas náuticas o de submarinismo. La zona de ocio y entretenimiento albergaría hoteles de 5, 6 y 7 estrellas, gimnasios, restaurantes, terrazas, cafés, cines, campo de golf, balnearios-spa, discotecas y club de campo, entre otras alternativas.

El enclave estaría conectado con la península por un viaducto principal con espacios para autobús, tranvía, el resto de vehículos, bicicletas e incluso peatones. En cuanto a las conexiones interiores, Chelo Paredes, una de las arquitectas del proyecto, afirmó que "la isla se dividiría en zonas independientes" y se unirían a través de "conexiones puntuales" que favorecen el transporte marítimo, de modo que, "consisten en puentes móviles o tienen suficiente altura para que pasen las embarcaciones".

Por su parte, Clara Paredes, la otra arquitecta a cargo, explicó que la isla contaría con infraestructuras y servicios públicos suficientes para poder ser totalmente independientes de la península. ¿Realidad o ficción?

2 comentarios:

Jose Arcadio dijo...

¿un barrio más?? ¿para todos los bolsillos??? ME PARTO LA CAJA CON ESTA GENTE!! se creen que somos idiotas ?

AARON MESEGUER dijo...

Yo soy Murciano, el anterior año lo pase en Valencia, y como hombre del Mediterraneo, ya empecé a escandalizarme por como el "Ajuntament" y la "Generalitat",con un comportamiento despota y despreciable,han aprobado y consentido proyectos en los que literalmente EXTERMINAN el litoral Mediterraneo a merced de MASIFICAR fortunas inmensas,ilegales,injustificadas e inhumanas para que toda esta GENTUZA, empezando por el Sr. Camps y la Sra. Barberá y resto de constructores y especuladores "de huerta", engrandezcan sus cuentas bancarias.
Me dá muchisimo asco hacia donde no queremos dirigirnos, y donde estos "politicos de huerta" pretenden hacinarnos por precios IMPAGABLES....¿¡VIVIENDA DIGNA PARA JOVENES!? ¿¡AGUA PARA TODOS?!....Como respondió el célebre Fernan Gómez: ¡¡A LA MIERDA!!.
Aarón Meseguer Gómez.