lunes, 26 de junio de 2017

Economía del incendio forestal

Fraga se bañó en en Palomares para demostrar que si algo puede puede acabar con la radioactividad es la propaganda. Con los incendios pasa igual. CHALECOS PARA TODOS por favor.

politicos,chalecos,doñana,incendio,propaganda,palomares,ppsoe


El incendio de Doñana tiene sus causas y sus culpables. Lean este artículo de Purificación González de la Blanca, ex-vocal del Patronato del Parque Nacional de Doñana:

LA ECONOMÍA DEL INCENDIO FORESTAL. LAS TRAMAS INCENDIARIAS
Más de 2.000 evacuados por el incendio forestal que ya alcanza el entorno de Doñana. La historia se repite.

Los incendios forestales se han ido implantando a lo largo y ancho de nuestra geografía como una economía más, como el ladrillo, la droga o la guerra. Lo hemos escrito centenares de veces. Cada vez hay más incendios forestales, y ya no solo en verano sino en cualquier época del año.

Desde hace tiempo se han ido tejiendo en todo el territorio de la Península Ibérica unas tramas que extienden sus tentáculos por distintos sectores sociales, políticos, institucionales y bancarios, alimentadas por los incendios forestales, que hoy constituyen la economía del incendio, fuertemente implantada desde el gobierno Central hasta los ayuntamientos, pasando por las autonomías, hasta hacerse incontrolable. Esto tiene que cambiar, por bien de todos, por las personas, por nuestro medio ambiente, por nuestros cada vez más escasos bosques, por nuestras acosadas y únicas especies animales (osos, linces, imperiales…)

No es que estemos en manos de incompetentes, es que lo estamos en manos de tramas corruptas. En lugar de basar la defensa forestal en una política de prevención, el sistema se ha montado en torno al incendio. Los múltiples beneficios que obtenemos de los montes no mueven cuentas bancarias (favorecer la lluvia, impedir la erosión, recargar los acuíferos, amortiguar el clima, ser hábitat de especies animales y vegetales, suministrar leña, frutos, apicultura, etc.), pero si el monte arde el dinero circula abundantemente , desde unas contrataciones de personal que se realizan para la extinción (prorrogándose si los montes continúan ardiendo, o adelantándose si arden antes), pasando por la contratación (o compra) de hidroaviones, helicópteros, suministros de bombas, mangueras, equipamientos y productos químicos para sofocar las llamas, empresas de maquinaria pesada para abrir pistar forestales, personal para la saca de madera, que alimenta a un enjambre de empresas, madereras y papeleras, recalificaciones de terrenos o contrataciones de empresas de viveros y repoblaciones, etc.

Todo un tinglado económico, cada vez con mayor implantación, que coronan empresas como TRAGSA, alguno de cuyos empleados ha sido implicado en incendios forestales. Lo hemos denunciado continuamente.

La dramática situación que atraviesan nuestros montes, es un exponente del desastre de la gestión forestal (y medioambiental, en general) en España, que comienza por el saqueo del agua de los montes, dejándolos secos como la yesca, para desviarla hacia los complejos urbanísticos y turísticos, y termina por implantar toda una economía basada en el incendio. Intencionadamente se ignora lo obvio, que hay que cuidar las masas forestales durante todo el año, realizando labores de prevención y de protección de sus recursos (como el mencionado del agua), manteniendo limpios los cortafuegos y empleando a personal que conozca bien el terreno, lo que no suele suceder con todos los contratados para la extinción.

Las contrataciones deben ser para prevenir. Porque la mejor gestión es aquella que evita que el incendio se desate. Una vez desencadenado debe ser atajado por quienes trabajan en el monte durante todo el año en política de prevención, lo conocen, están dotados de medios adecuados…y no se van a ver beneficiados por el incendio. Teniendo en cuenta que si el fuego no se controla en los primeros veinte minutos, se va de las manos. He visto arder toda la Sierra de Lújar (Granada). Primero había un foco, de inmediato dos, tres... Por más que dimos aviso, la cuadrilla del Infoca tardó en aparecer más de una hora. Y la sierra ardió entera, llevándose consigo su centenario alcornocal. ¿Quién responde de ello?

El incendio no puede tener beneficiarios. La madera quemada debe ser inmovilizada. ¿Saben que TRAGSA vende madera y que España exporta madera para las fábricas de papel de Francia?

La recalificación urbanística de los terrenos quemados debe ser terminantemente prohibida, etc. Son cuestiones elementales. He escuchado a algunos presidentes autonómicos decir que si se adelantaban los incendios se adelantarían las contrataciones, y en otros casos que éstas se prorrogarían si continuaban los incendios. Así no. Así es cómo se queman los montes.

Urge enfocar el tema hacia la prevención y desmantelar las tramas incendiarias de este país. Mientras tanto los montes van a continuar ardiendo… aunque cada vez quede menos que quemar.

(Purificación González de la Blanca, ex-vocal del Patronato del Parque Nacional de Doñana)

Leer más

Capitalismo y realidad

En un pasaje de Cien años de soledad se habla de un pueblo cuyos habitantes, habiendo olvidado el nombre de las cosas, ponían etiquetas a todas ellas para poder nombrarlas.

Fotografías de la serie "¡Arriba Extraña!", por Víctor Aranda García
Si pensamos un poco en ello, ¿no es precisamente esto lo que hace el capitalismo sirviéndose del nacionalismo y los medios de comunicación? Nos hace olvidar lo que son las cosas y nos las etiqueta con banderitas, números y conceptos totalmente ajenos a su verdadera naturaleza hasta lograr redefinir de esta manera nuestra realidad según sus necesidades, que son las de las oligarquías.


Leer más

martes, 13 de junio de 2017

Moción de censura

Frente a la dictadura de la carne y por imperativo ético los vegetarianos también presentamos cada día una moción de verdura.

Leer más

Por qué se rechaza la donación de Amancio Ortega

Hay una palabra que define bien las donaciones que no se realizan de manera anónima: propaganda

Tal es el caso de la polémica donación de Amancio Ortega a la sanidad pública española, un ejercicio de marketing al que este señor ha dedicado sólo una porción del dinero que sus empresas sustraen a las arcas públicas cada año mediante técnicas de ingeniería fiscal.

"¿Y qué culpa tienen los enfermos de cáncer del origen de este dinero?", pregunta la gente que no entiende las razones para rechazar la donación. Nadie tiene culpa del cáncer. Llevar la cuestión a ese punto es parte de la propaganda asociada a esta operación del señor Amancio. La sanidad no puede ni debe funcionar en un país mínimamente serio a base de donaciones, menos aún si éstas provienen de las cuentas de un señor que ha evadido más del doble de lo que quiere donar. ¿Cuántas personas enfermas de cáncer se podrían salvar con las investigaciones que se podrían hacer con lo que ha defraudado al estado? El sistema sanitario funciona ya con grandes profesionales y resultados gracias a los impuestos, esos que no le gusta pagar al señor Amancio.

"¿Se debe entonces rechazar la donación?". Puestos a elegir sería preferible (y mucho más beneficioso para todos y con más sentido) que el señor Amancio se comprometiera a rechazar las insolidarias prácticas de "ingeniería fiscal" (es decir, robo al estado y a sus servicios públicos) de ahora en adelante, y a dejar de emplear mano de obra infantil y en condiciones de semi-esclavitud. Eso sí sería de agradecer, y hasta un ejemplo para otras empresas. Pero esto, no. Y aplauso ninguno. Ni gracias. Y lo de aceptarlo, que lo decidan en su caso los profesionales del sector, y que se les deje elegir en qué es prioritario gastarlo. Y digo todo esto con personas enfermas y fallecidas por cáncer en mi entorno cercano. Pero creo que estos temas se deben mirar con perspectiva. Y esto es -una vez más, una de tantas- un ejemplo clarísimo de pan para hoy y hambre para mañana. ¿Cuantos pobres hacen falta para criar a un Amancio? Uno ya serían demasiados. Porque la pobreza está demostrado que estresa y enferma. Y ya está bien de aceptar las migajas que nos tiran quienes nos roban el pan.

Leer más

lunes, 5 de junio de 2017

Protestas buenas vs. Protestas malas

Menos mal que el sistema nos enseña cada día a diferenciar entra las protestas buenas y las protestas malas. Por ejemplo la huelga de los trabajadores de la estiba llega estos días a los informativos acompañada de profecías catastróficas sobre la economía para que podamos concluir libre y democráticamente que los trabajadores que así protestan son culpables. De manera parecida hace unas semanas se nos informaba sobre la huelga de los trabajadores del servicio de limpieza del aeropuerto de Ibiza haciendo hincapié en que estos habían puesto dicho aeropuerto "al borde de la emergencia sanitaria" (efectivamente: las escrituras dicen que fue así -con un montón de botellas de plástico rebosando de una papelera- como comenzó la Peste Negra en el medievo), y todo únicamente porque los muy avariciosos llevaban tres meses sin cobrar sus salarios.

fotografia,manifestacion,valencia,españa,arriba_extraña,protesta

Asímismo las imágenes sobre las manifestaciones suelen estar tan cuidadosamente seleccionadas como las palabras: "los violentos" son los protagonistas en casi todas las marchas, y no hay contenedor ardiendo ni escaparate roto que no acapare toda la atención de los medios ("Salvad a los contenedores: ellos nunca lo harían"); sin embargo en lugares como Venezuela la violencia real que ejerce la oposición mercenaria en las calles es obviada para presentarnos sus actos como una "justa lucha de la oposición democrática contra un régimen opresor". Y así todos los días, a todas horas, en todos los medios. No hay mejor NODO que el NODO que no se llama NODO pero ejerce de NODO. ¡Arriba Extraña!

Leer más