domingo, 9 de enero de 2011

Ganaderia Industrial, Pienso Industrial y Dioxinas

Alemania quiere contundencia en el caso de los alimentos contaminados con dioxinas que ha afectado a casi 5.000 establecimientos agrícolas y cuyos productos han sido distribuidos por varios países europeos

Cuando el beneficio económico es el único factor importante para un productor, casos tan graves como el actual de las dioxinas en Alemania no es raro que salgan a la luz con cierta frecuencia. Al fín y al cabo, para una empresa el dinero siempre prevalece sobre el bienestar de los trabajadores, sobre la salud de los consumidores, y no digamos ya sobre el bienestar de los animales, gracias a los cuales (a su explotación) obtienen ese deseado lucro económico.

Y esto ocurre porque desde hace años en la ganadería industrial el animal se ha convertido en un mero factor de producción, así que cuanto más se rebaje el gasto por unidad, mayor será el beneficio a obtener por la empresa productora. Así que con la industrialización de la ganadería los animales son hacinados en condiciones deplorables (cuanto más juntos, menor será la superficie necesaria de la explotación ganadera, y por tanto más rentable), con un régimen de alimentación basada en piensos industriales (más baratos que los cereales) que nada tiene que ver con lo que sería natural y deseable.

En Alemania la alarma sanitaria comenzó la semana pasada cuando se dio a conocer que algunos huevos de granjas alemanas donde las gallinas comían piensos con esas dioxinas habían sido contaminados, y las autoridades dijeron que habían descubierto que algunos alimentos para aves y cerdos habían sido contaminados desde marzo.

Las operaciones en 4.700 establecimientos agrícolas alemanes fueron cerradas y miles de gallinas sacrificadas en ocho estados alemanes, en un intento por impedir que los suministros alimentarios sean contaminados por el pienso afectado que llegó a establecimientos de aves de corral y criaderos de cerdos.

¿QUÉ SON LAS DIOXINAS?
Las dioxinas son compuestos muy tóxicos formados en la quema de desperdicios y en otros procesos industriales, que han resultado muy nocivas para mujeres embarazadas y contribuyen a aumentar las probabilidades para cualquier persona que las ingiera de padecer cáncer. En este caso las dioxinas han pasado a la cadena de producción de alimentos al utilizarse aceites de uso industrial en la fabricación de piensos destinados al consumo animal.

REACCIONES EN ALEMANIA
Alemania pidió el domingo una fuerte acción legal contra los responsables de contaminar alimentos con dioxinas cancerígenas que ha llevado a la prohibición de algunos productos agrícolas. La ministra de Agricultura, Ilse Aigner, describió la conducta que provocó que niveles excesivos de una toxina química entrase en la alimentación animal de "acto criminal".

"Este es un gran revés para nuestros granjeros. Han sido arrastrados a esta situación por las enfermizas maquinaciones de unos pocos", dijo en una entrevista con el diario Bild am Sonntag. "Es difícil librarse de la sospecha, dado lo que sabemos hasta ahora, que esa energía criminal se combinó con una alarmante falta de escrúpulos. El poder judicial debe actuar con dureza".

Los fiscales alemanes que investigan a la compañía responsable de contaminar los piensos con dioxinas ya han dicho que pueden presentar cargos criminales contra la empresa, un distribuidor de aceites para la producción de piensos animales conocido como Harles und Jentzsch.

El sábado, la ministra de Agricultura alemana dijo que los excesivos niveles de dioxina se habían hallado también en algunas granjas alemanas de ave de corral, aunque la carne de pollo contaminada no fue vendida y las gallinas en cuestión fueron sacrificadas y sus cuerpos destruidos.

REPERCUSIÓN INTERNACIONAL
La alerta ha causado también prohibiciones temporales a la importación de carne alemana y productos de ave de corral en Corea del Sur y Eslovaquia, y una caída de la demanda de huevos. Un sondeo de Bild am Sonntag indicó que uno de cada cinco alemanes estaba evitando sus estimados huevos pasados por agua en el desayuno.

Bild am Sonntag también dijo, sin citar fuentes, que el estado de Baja Sajonia preveía que decenas de miles de cerdos habían resultados contaminados por los piensos. Las autoridades agrícolas regionales no respondieron por el momento a los requerimientos para más detalles.

Corea del Sur, que importó un total de 6.266 toneladas de cerdo alemán en 2010, dijo no obstante que los productos ganaderos importados desde Alemania no habían mostrado signos de contaminación.

Autoridades y organizaciones de agricultores han reclamado daños y perjuicios para las granjas que se han visto obligadas a suspender sus ventas, pero la ministra Aigner expresó el domingo sus reservas. "Sería un error iniciar una carrera por las reclamaciones", dijo en declaraciones publicadas por Frankfurter Allgemeine Sonntagszeiting.

AUMENTA LA DEMANDA DE PRODUCTOS ECOLÓGICOS
Mientras en Alemania ha aumentado exponencialmente la demanda de productos ecológicos, que no utiliza pesticidas ni piensos industriales en la cria de animales. Esperemos que no hagan falta más sustos como éste para que los consumidores nos decantemos por el producto ecológico, que es siempre una garantía de salud y sostenibilidad.

(*) Fuente de la noticia y parte de la redacción: Agencia Reuters

2 comentarios:

jupeso dijo...

Las repercusiones sobre la salud que acarrea el uso a escala industrial de la ganadería y de la agricultura debería hacernos reflexionar sobre la misma. Lástima que una vez más miremos a otro lado...

Una vez más, un artículo excelente.

Víctor Aranda García dijo...

¡Hola! La verdad es que si dedico tiempo a este blog es precisamente porque me doy cuenta que todavía hay una gran mayoría de la población que no es consciente de la importancia de estos temas, personas que cuando les llegan noticias relacionadas reaccionan como si en realidad fueran temas que no tienen nada que ver con sus vidas, que no les atañen, o piensan incluso que no merece la pena preocuparse por algo que aunque quisieran tampoco pueden solucionar... Conviene recordar el lema ecologista: "piensa globalmente, actúa localmente". Todos los gestos cuentan, aún los más pequeños, y dan ejemplo al resto: la educación es algo dinámico que no puede ni debe terminar en la escuela, ¡es algo que dura toda la vida!

Saludos, y gracias por el comentario