martes, 22 de octubre de 2019

Horizonte distópico

Según la prensa la mitad de los españoles considera que es justo que los representantes políticos de varios millones de catalanes pasen 10 años en la cárcel por -atención al delito- cumplir el programa electoral por el que habían sido votados, esto es, por celebrar un referéndum a pesar de la cerrazón del estado español para que la sociedad catalana pudiera resolver democráticamente un conflicto político.



Además, contra lo que pudiera pensarse, esa mitad de españoles que prefieren la venganza a la justicia, que celebran el atado franquista frente al ejercicio libre del derecho de autodeterminación no está integrada únicamente por votantes de la derecha: el 70% de los votantes del PSOE y un 30% de los de Podemos creen que la condena ha sido "justa" o "demasiado blanda".

¿Qué nos dice este dato? Lo que creo que el dato pone en evidencia es que si la sociedad está "derechizándose" es sobre todo porque los autodenominados partidos "de izquierda" están asumiendo, conforme ceden en los principios a cambio de una supuesta mejor estrategia electoral, el pensamiento hegemónico dictado por los medios de masas, es decir, conforme hacen suyo el discurso del poder económico.

De esta manera las personas, organizaciones, partidos, etc. que quedamos al margen de esa "normalidad" impuesta por los medios y refrendada unánimemente por los partidos mayoritarios nos vemos abocados (aún más) a la incomprensión de nuestras posturas y discursos por parte de la mayoría social. Dejamos de ser personas para convertirnos a sus ojos en radicales, antisistema, violentos, terroristas... en definitiva: enemigos.

Una vez más se evidencia que la estrategia del "mal menor", de agarrarse electoralmente a un "clavo ardiendo", a lo que nos lleva en realidad, analizándolo con un poco de perspectiva, es a normalizar esos mismos males que se dicen "menores" y nos aboca, peldaño a peldaño, a hundirnos en una distopía blindada y sin alternativa aparente.

Leer más

miércoles, 7 de agosto de 2019

Eco-capitalismo, el sistema se lava la cara con el ecologismo

¿Cómo hacer del ecologismo una palabra vacía más para la mercadotecnia? Por ejemplo celebrando que Carrefour venda ahora en su sección de verduras frutas envueltas en una malla de algodón en lugar de plástico: "vamos por el buen camino"; "pasito a pasito"; "Carrefour en la buena línea". ¿De verdad es así?

Para empezar hay que señalar el hecho de que esas mallas suponen sólo el 0,0001% en peso del total de los envases de plástico de los productos que cada día vende Carrefour en sus tiendas, es decir, el cambio efectuado no llega ni a la categoría de anecdótico. Sin embargo como publicidad no tiene precio: hasta partidos pretendidamente ecologistas han compartido la "noticia", recibida por los usuarios de las redes con una lluvia dorada de corazones y 'megustas'.

Cabe señalar también como, una vez más, estas maniobras de propaganda no sólo sirven para generar la idea de que las empresas pueden ser "ecológica y socialmente comprometidas" y que un "eco-capitalismo es posible" sino que además contribuyen a invisibilizar (más aún) a los mercados tradicionales y las tiendas de barrio donde siempre se ha podido comprar frutas y verduras a granel, sin plásticos de ninguna clase, y sin tener que desplazarse en un vehículo privado contaminante al lugar de compra como ocurre con Carrefour y el resto de grandes hipermercados.

Fotografía de un centro comercial con montones de piedras delante


Parafraseando a Jorge Riechmann: la contaminación y los residuos son sólo algunos síntomas del problema, la enfermedad es el capitalismo.

Leer más

lunes, 22 de julio de 2019

¿Una sociedad de hombres y mujeres libres e iguales en armonía con la naturaleza?

En su discurso de investidura para presidir el gobierno de España Pedro Sánchez ha propuesto "una sociedad de hombres y mujeres libres e iguales en armonía con la naturaleza".

¿Qué quiero eso decir en lo concreto? Nada. Palabras vacías. ¿Cabe mayor hipocresía que hablar de "armonía con la naturaleza" tras un discurso dedicado a sostener el dogma de la necesidad del crecimiento económico cuando éste es siempre e inevitablamente a costa de la naturaleza?

Es más, el lider del PSOE ha celebrado explícitamente y puesto de ejemplo el reciente acuerdo de comercio de la Unión Europea con Mercosur, un acuerdo con (entre otros) el Brasil de Bolsonaro y la Argentina de Macri que facilita el acceso al mercado europeo de las empresas ganaderas que están devastando la selva amazónica (8.000 kilómetros cuadrados sólo en 2018) al tiempo que, a cambio, abre el mercado sudamericano a las exportaciones europeas de coches y recambios.

Aparte de esto Pedro Sánchez se ha permitido usar dos sustantivos de la vida animal, "manada" y "lobo solitario", para referirse a los violadores, cuando en la naturaleza ni las manadas ni los lobos han violado nunca a nadie: quienes violan forman parte de una especie concreta y conocida, la humana, y tienen un sexo también concreto y conocido, el masculino. Los animales no violan, nunca, ninguno: violan los hombres. Y hoy Pedro Sánchez, mintiendo, ha violado las ideas que debería defender la izquierda, en línea con su partido y de acuerdo con esta Unión Europea que es la máxima expresión de la hipocresía.

(*) Más información sobre los efectos para el medio ambiente del acuerdo de la Unión Europea con Mercosur en este artículo de Greenpeace.


Leer más

jueves, 11 de julio de 2019

Abrigos con piel de zorro: ¿ecológicos?

"Sostenible", "ecológico", "biodegradable" y "reciclable" son adjetivos que cada día vemos asociados a lo "bueno", a lo "necesario", a un "cambio" imprescindible. Por eso mismo son términos "de moda" que "venden" y están siendo utilizados cada vez más por las empresas como mera herramienta de propaganda. ¿Han oído hablar del eco-capitalismo?

Éste es el caso de la empresa Sakks Potts que, entre otros materiales, utiliza piel y pelo de zorro en la elaboración de sus abrigos, los mismos con los que ha posado la cantante Rosalía, y lo defienden de esta manera en esta publicación de la revista Vanity Fair:

"el abrigo está realizado en charol y pelo de zorro obtenido de manera SOSTENIBLE. Desde Saks Potts defienden el uso de la piel como material ECOLÓGICO pues es BIODEGRADABLE, RECIBLABLE y tiene una larga vida útil. Recalcan eso sí, que solo utilizan pieles procedentes de granjas danesas y que cumplen todos los requisitos 'Welfur'. Un protocolo que se asegura de que los animales sean bien alimentados y tratados."

twitter,foto,cantante cantante,red,social,imagen posado,piel,animal,twitter

Así es cómo el capitalismo le quita a todo su sustancia y le consigue sacar provecho. Resulta que encerrar a zorros a criar para matarlos, despellejarlos y hacer abrigos con su piel para una élite a la que le sobra el dinero y le falta corazón es "sostenible" y "ecológico" porque el material del que están hechos los animales que esclavizan y sacrifican para ello resulta que, oh sorpresa, es "biodegradable" y "reciclable".

¿No es el colmo del cinismo?

Leer más

viernes, 7 de junio de 2019

Plásticos de la agroindustria contaminan las tierras



Cada día se habla más en los medios del problema de la contaminación por plásticos en los mares y océanos, especialmente para apelar a la "responsabilidad de los individuos" y proponer como solución un "cambio de hábitos". Se descuida así el origen del problema, que es el elevadísimo consumo de petróleo, del cual el plástico es un subproducto barato que las empresas han ido incorporando por las ventajas productivas que les aporta.



Asi que no, no fue la gente la que pidió que los productos de consumo vinieran envueltos en plástico ni que las empresas textiles cambiaran las fibras vegetales por fibras plásticas para elaborar la ropa que compramos: fueron criterios empresariales siguiendo la lógica capitalista de reducir costes para aumentar sus beneficios. Justo el mismo criterio que ha seguido la agroindustria para incorporar a sus procesos productivos toneladas de plásticos en forma de lonas y tuberías de riego por goteo con las que sacar aún más dinero a las tierras.



El problema es que muchos de esos plásticos que está utilizando la agroindustria terminan siendo llevados por el viento o, peor aún, haciéndose añicos y siendo incorporados a la misma tierra de cultivo con los sucesivos arados. De esta manera con cada cosecha más plásticos van sumándose a las tierras y aumentando su porcentaje de contaminación. ¿Puede detener esta degradación de las tierras la apelación a la "responsabilidad individual de los consumidores"? Es evidente que no. De hecho la mayoría de la gente ni se imagina lo que está ocurriendo en el campo hoy día.



(*) Las fotos que acompañan este artículo las tomé recientemente en una parcela cualquiera del campo de Murcia.




Leer más

jueves, 30 de mayo de 2019

Posmodernismo o barbarie

Ya hay un Errejón que quiere
vivir y a vivir empieza,
entre un Podemos que muere
y un Podemos que bosteza.

Podemita que vienes
al mundo te guarde Dior.
Uno de los dos Podemos
ha de helarte el corazón.



Se rumorea que Errejón planea una alianza con Compromis, Equo y Tania Sánchez (caldo de todas las salsas) para dar "el salto" a la política nacional. Propongo añadir a PACMA, El Mundo Today y un set de banderas de España para asegurarse el éxito electoral.

Posmodernismo o barbarie, ¡a por todas!

Leer más

miércoles, 22 de mayo de 2019

España una, grande y vertedero

Andando hoy por el arcén de una carretera camino a casa he echado en falta la vegetación silvestre que, exhuberante y florida, llenaba estos días las cunetas de vida y color, supongo que eliminada por los servicios de "limpieza" locales. Por contra, los abundantes restos plásticos de invernaderos, latas, botellas y demás que había abandonados bajo las plantas permanecían en el lugar, solo que ahora de forma mucho más visible.

El infortunado rey Midas del cuento transformaba en oro lo que tocaba, España sin embargo todo lo convierte en un vertedero, lo mismo el congreso que las cunetas, lo mismo las cunetas que el congreso.

plantas,silvestres,cuneta,vertidos

Leer más

miércoles, 15 de mayo de 2019

Aniversario del 15M. ¿También nos quitaron el miedo?

foto,gente,15m
15 de mayo, se cumplen 8 años de la manifestación que bajo el lema "No somos mercancía en manos de políticos y banqueros" dio nombre y origen al movimiento que se conoció como 15M. Se denunciaba el contubernio bipartidista -PP$OE-; se clamaba contra la corrupción, tanto la convencional -"no hay pan para tanto chorizo"- como la ideológica, especialmente la de un P$OE explícitamente vendido a la banca y la gran empresa; se gritaba contra la troika -Banco Central Europeo, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional-; se pedían medidas efectivas contra el cambio climático y la destrucción de la naturaleza, pues sin un cambio pronto y radical no habría futuro; se exigía una "democracia real" y el fín de los desahucios en un momento en que eran miles las familias a las que se expulsaba cada mes de sus hogares sin más delito que el de haber perdido sus fuentes de ingresos por culpa de una crisis de la que ninguna de ellas tenía culpa, y con un gobierno que se decía y aún se dice "socialista" en el gobierno.

¿Qué ha cambiado? No hay duda de que seguimos siendo poco más que una "mercancía" en manos de políticos y banqueros. Sin ir más lejos justo ayer un banco como el Santander, que dice tener miles de millones de euros de beneficio cada nuevo balance de cuentas, anunciaba un ERE por el que va a despedir a más de 3.000 trabajadores. Se sigue desahuciando a familias, incluso allí donde gobiernan los llamados "ayuntamientos del cambio". Por cierto, ¿hace cuántos años que no escuchan hablar de la Troika ni de la injusta y antidemocrática actuación del BCE, de la Comisión Europea o del Fondo Monetario Internacional?

En cuanto a la "lucha contra el cambio climático" o el "freno a la destrucción de la naturaleza", las medidas que se han adoptado desde entonces son, en general, puramente cosméticas y -a la luz de los hechos-, claramente insuficientes. Los efectos del cambio climático se van sintiendo y acelerando en diversas partes del globo. Mientras, la deforestación continúa a un ritmo sobrecogedor, más o menos el tamaño de Bélgica de bosques primarios destruídos para siempre cada año, y la pérdida de especies animales en cantidad y calidad avanza sin freno en paralelo e inevitablemente a esa destrucción de los habitats naturales.

¿Y acaso es verdad eso de que "hemos terminado con el bipartidismo"? No lo parece. La derecha simplemente se ha fragmentado en varias opciones, marcas blancas financiadas y promocionadas por el mismo régimen (del 78 para más señas) con las que se aparenta un "cambio" ante un electorado de derechas también a su manera "indignado" pero que sólo sirven para eso, renovar las caras, aparentar la diferencia pero manteniendo las mismas políticas. Se dirá que por la izquierda, en cambio, la entrada de Podemos -autodenominados "herederos del 15M"- sí que ha supuesto una "renovación" del PSOE y la entrada al parlamento de una voz más cercana a la representación del pueblo. Efectivamente eso pareció en un primero momento, pero son muchos los hechos que prueban que el paso por las instituciones no ha sentado nada bien a aquel Podemos que empezó denunciando a la Troika y a un PSOE rendido al neoliberalismo y que ahora a lo más que aspira es a servir de muleta a ese cáncer para la izquierda en España que se llama PSOE.

"Nos quitaron tanto que también nos quitaron el miedo", decía una de las muchas pancartas que sacaba la gente en las manifestaciones del 15M. Nada ha cambiado en lo esencial desde entonces. Pero con esta reciente operación del régimen del "miedo a la ultraderecha" además de ayudarse a restaurar al PSOE nos han querido restaurar también el miedo del que hablaba la pancarta. Yo sólo espero ya que el miedo no nos nuble la memoria ni la razón.

Leer más

viernes, 10 de mayo de 2019

Nevermind

La portada del gran disco Nevermind de Nirvana reinterpretada acorde a la triste realidad de un mundo inundado de plásticos.

contaminacion,plasticos,mar,bebe

Autor: Dan Cretu

Leer más

miércoles, 8 de mayo de 2019

Las mentiras de Ecoembes y la Unión Europea

Greenpeace desvela en su último informe algunas de las mentira de Ecoembes: la cifra real de reciclado en España no llegaría al 25% frente al 77% que dice Ecoembes.

ecoembes,plastico,basura,mentira,informe
Lo de tirar la basura en otros países es algo que Europa lleva décadas haciendo, especialmente con la llamada basura electrónica. Tampoco hace demasiados años que países europeos como Francia o Reino Unido lanzaban al fondo del mar los residuos nucleares de sus centrales eléctricas en bidones, algo que aún seguirían haciendo de no ser por la lucha de las organizaciones ecologistas. Si hacían eso con residuos nucleares, ¿qué no habrán hecho con los plásticos y demás deshechos?

De eso nos habla Greenpeace en su último informe, Maldito Plástico, en el que señalan que la Unión Europea está exportando alrededor del 40% de los deshechos plásticos que son recogidos para ser reciclados, plásticos que acaban en vertederos de países como Malasia. En concreto España estaría entre los diez países que más residuos plásticos está enviando a Malasia.

Es decir, por mucho que nos empeñemos en separar para reciclar los residuos buena parte de esos plásticos que deberían ser procesados acaban en vertederos a miles de kilómetros de aquí, y no por casualidad en vertederos de "países pobres". Así que por si no teníamos bastante con el bajo nivel de reciclaje real que se produce en España, a ello hay que sumar la contaminación originada por el transporte de tantas toneladas de plásticos que nos estamos quitando de encima de la peor manera posible.

Leer más

miércoles, 1 de mayo de 2019

La prensa española unida a favor de la violencia contra el socialismo

diario,portada,allende,chile,golpe,opinion,golpe,venezuela,el-pais

Diario ABC. 12/9/1973.
"Contra el caos creciente, contra la vía al socialismo de Allende que ha arruinado al pueblo chileno, contra ta amenaza de una dictadura marxista, contra el desastre absoluto social, económico y político del país; en defensa de la paz, del orden, de la ley, de la libertad, de las conquistas sociales de los trabajadores, del diálogo y la convivencia normales se ha alzado el Ejército de Chile, columna vertebral de la nación y única posibilidad de salvación, hoy, para el entrañable país hermano, merecedor de mejor suerte. Ojalá que los militares, una vez cumplida su misión quirúrgica de urgencia, devuelvan a Chile al normal ejercicio de ia democracia dentro de las líneas constitucionales de aquel Estado hispanoamericano."

Diario El País. 30/4/2019.
"Sin la intervención de los marines (el ejercito de Estados Unidos), o el secuestro de la dirección chavista en una operación quirúrgica como que la que acabó con Bin Laden, difícilmente será posible el derrocamiento de Nicolás Maduro"

Cuando Pinochet dio un golpe de estado contra el gobierno socialista de Allende en 1973 el diario ABC lo celebró calificándolo de "misión quirúrgica". Ayer, cuando Guaidó intentó un golpe de estado contra el gobierno socialista de Maduro, el diario El País lo llamó "operación quirúrgica". Mientras, varios miembros del gobierno del PSOE ya se han posicionado a favor del golpe contra el gobierno socialista de Venezuela. Vergüenza.

Leer más

La corrupción ideológica del PSOE

psoe,españa,gobierno,socialismo
España y Venezuela tienen en sus gobiernos a dos partidos llamados "socialistas". Pero mientras el poder económico celebra aquí la renovación en el gobierno del Partido Socialista de Pedro Sánchez en Venezuela lleva años atacando con violencia el gobierno del Partido Socialista de Nicolás Maduro. Raro, ¿verdad?

Esto ocurre porque el PSOE no es socialista, es un partido socialdemócrata reconvertido al liberalismo, la expresión más clara de lo que es la corrupción ideológica, un auténtico agujero negro para el voto de izquierda y las expectativas de cambio en este país.

¿Por qué es aún más grave la corrupción ideológica que la corrupción convencional? Con la corrupción convencional se roba dinero público pero con la ideológica se roban ideas, se roban conceptos, se roba el lenguaje y, con ello, se roba la democracia, se roba el cambio y el avance social. Mientras que los efectos de la primera son transitorios y sus efectos se sienten sólo en el corto plazo la corrupción ideológica tiene efectos duraderos y mucho más profundos. Esto se hace evidente al constatar, por paradójico que suene, que la misión principal del PSOE desde hace 40 años es que no haya socialismo en España.

Por eso no hay que dejar de denunciar la corrupción ideológica del PSOE que es avalada y sostenida por la mayoría de medios y buena parte del gremio de periodistas, vendidos. Aquí se permite que se llame "socialista" a un partido como el PSOE que renunció al socialismo hace al menos 40 años, que se llame "dictadura" a una democracia como la venezolana cuyo sistema electoral es ejemplar, que se llame "bolivariano" a un partido como Podemos (algo tan absurdo como llamar "europeísta" a un partido político chileno), es decir, se cultiva la mentira, se nos riega de prejuicios y se cosechan gobiernos absurdos que gobiernan contra el interés general. Lo llaman fiesta de la democracia y no lo es, es una orgía del capital con nuestros culos.

Leer más

martes, 30 de abril de 2019

Vox, la ultraderecha crece en España alentada por el sistema

¿De verdad hemos frenado a la ultraderecha? Eso dicen los titulares, eso mismo afirma mucha gente que suspira aliviada ante los resultados de las recientes elecciones generales en España en las que el PSOE ha sido el partido más votado ante una derecha ahora dividida en tres grupos: un PP a la baja que pierde casi la mitad de sus diputados; los Ciudadanos de Rivera que recogen parte del voto de castigo al PP por la corrupción; y Vox, la precuela del PP que ahora ha concurrido con una marca propia obteniendo más de dos millones de votos en todo el estado. ¿Podemos darnos por satisfechos con este resultado?

elecciones,generales,2019,españa Este gráfico recoge el porcentaje de voto de PP+Cs+Vox por comunidades autónomas. Murcia, con casi un 62%, destaca a la cabeza del voto reaccionario con casi un 20% de apoyos a Vox. Si estos valores se repiten (y nada hace pensar otra cosa) en las próximas elecciones autonómicas y municipales con un PSOE que, recordémoslo, nunca ha tenido reparo en pactar con Cs (y viceversa) la derecha y la ultraderecha van a hacerse con multitud de ayuntamientos y, quizás, a decidir gobiernos autonómicos como ya ha ocurrido en Andalucía. ¿De verdad hemos frenado a la ultraderecha? Al contrario, no sólo nos la han normalizado sino que hasta ha servido para terminar de resucitar a un PSOE que hace pocos años iba, por méritos propios, camino a desaparecer como el PASOK, su homólogo griego. Un PSOE que, no lo olvidemos, hace sólo unos pocos meses apoyaba a la derecha nacionalista española en su aplicación del 155 contra el referéndum en Cataluña, celebraba las maniobras del títere derechista de Estados Unidos en Venezuela Juan Guaidó otorgándole legitimidad como "presidente en funciones" o que recortaba irresponsablemente el servicio de Salvamento Marítimo en el estrecho de Gibraltar con dramáticas consecuencias.

Así las cosas es normal que la situación pueda dar un poco de miedo pero no hemos de dejarnos guiar por él. Ese "miedo a la ultraderecha" está siendo alimentado y aprovechado por el poder en su beneficio: baste el ejemplo de Francia, donde el pueblo se agarró asustado al clavo ardiendo del liberal Macron y los resultados ya los hemos visto todos, una franca involución del país y de las condiciones de vida de sus trabajadores.

Las razones por las que la gente opta por partidos como Vox tienen que ver con cómo el propio sistema no está dando respuesta a sus problemas, pues es el propio sistema quien crea tales problemas, y desde luego el poder no va a cuestionar el sistema en el cual se sustenta. Por eso la gente no tiene un diagnóstico certero sobre aquellos problemas que le afectan, porque el poder se cuida mucho de escurrir el bulto con la complicidad de la mayoría de medios de comunicación. ¿Acaso se ha dado a la gente una explicación clara y concreta de por qué ocurrió la pasada (y parece que eterna) "crisis económica"? No, y es por eso que mucha gente aún no sabe por qué sigue aumentando la precariedad laboral, la desigualdad, por qué falta trabajo o por qué sube la luz, ni tantas y tantas cosas. Pero en su día a día sí ven con sus propios ojos que en sus barrios cada vez hay más personas pobres de otros países, que en las escuelas a las que van sus hijos cada vez hay más niños de familias pobres venidas de otros países, ven la tele que les dice día sí y día también que llegan "avalanchas de inmigrantes" que "asaltan la valla de Melilla", ven una sociedad en descomposición donde echan en falta "valores", hay entre ellos muchos hombres infelices y frustrados descontentos con sus vidas que culpan a las mujeres y al feminismo de sus problemas... Y todos ellos encuentran en la ultraderecha un discurso que cuadra en la superficie con algunos de los problemas que viven en el día a día, un discurso falso y muy nocivo pero que entienden y que llegan a creer que es una solución a sus problemas. Y por descontado que no lo es. La ultraderecha hace un diagnóstico puramente superficial y cargado de prejuicios, de tal manera que sus propuestas son tan ineficaces como injustas, pues nacen de un análisis pobre y falto de rigor.

alcampo,valencia,inmigrantes,agricultura

También creo que es importante aclarar algo. Al contrario de lo que ocurre con el voto burgués, el voto de las clases populares a la ultraderecha no es, en general, un voto ideológico ni un voto de odio: es un voto de reacción (equivocada) a los problemas que sufren. Entonces, es necesario señalar que es el propio sistema quien ha creado, en su propio interés, el caldo de cultivo para este auge de la ultraderecha; que es el propio sistema quien ha avivado el fuego que la nutre dando un espacio y una atención enorme en los medios a su discurso; que son también los partidos del sistema quienes están normalizando a la ultraderecha, empezando por un PSOE que, sacando el tema de Franco precisamente ahora tras haber gobernado más de veinte años el país sin mover un dedo al respecto (no dan puntada sin hilo esos siniestros maestros de la estrategia que manejan los hilos del PSOE) ha contribuído a polarizar la opinión pública en torno a ejes simbólicos y a dejar de lado los problemas materiales. En definitiva, el miedo a la ultraderecha es comprensible, pero a quien debemos de temer y aprestanos a combatir es al sistema que la genera, al poder capitalista que la está alentando irresponsablemente en su propio interés.

Leer más

martes, 23 de abril de 2019

Amar la tierra

¿Podemos decir que amamos una tierra, un lugar, un país cuando la mayoría somos incapaces de nombrar siquiera tres o cuatro especies de plantas y animales propios del lugar? Creo que no. Pero, ¿qué amamos entonces cuando decimos que amamos un territorio?

españa,unidad,tierra,

Desde pequeños se nos enseña a amar la superestructura que parasita a esas tierras, a sus animales y a sus gentes, la que las suplanta y oculta, y que nos condena a ser dependientes de su funcionamiento parasitario. Es por ello que conocemos el color de la bandera pero no el de las flores, que sabemos de la vida de los futbolistas pero no de la de los pájaros: ¿sabemos de la vida?

No podemos amar aquello que desconocemos. Pero me doy cuenta de que aprender a odiar esa estructura parasitaria también es, a su manera, una forma de amor.

(*) Esta reflexión ha surgido tras recibir hace un rato esta maravilla: pulsando sobre cada especie de ave se puede escuchar una muestra de los sonidos que hacen. Aprendamos algo sobre el sonido de los pájaros: aprendamos algo sobre la vida.

Leer más

jueves, 18 de abril de 2019

Notre Dame de Paris

Así escribía Victor Hugo la introducción a su conocida obra Notre Dame de Paris:

"Hace algunos años que, visitando o, por mejor decir, huroneando la catedral de Notre Dame de París, encontró el autor de este libro en un oscuro rincón de una de sus torres, esta palabra grabada a mano sobre la pared:

notre-dame,libro
ANATKH

Estas mayúsculas griegas, renegridas con el tiempo y profundamente entalladas en la piedra, no sé qué signos peculiares a la caligrafía gótica, impresos en sus formas y actitudes como para revelar que las había escrito allí una mano de la Edad Media, y sobre todo, el sentido lúgubre y fatal que encierran, hirieron vivamente la imaginación del autor.

Preguntóse a sí mismo, procuró adivinar cual podía ser el alma en pena que no había querido abandonar este mundo sin dejar aquella marca de crimen o de infortunio en la frente de la vieja iglesia.

Después, han embadurnado o raspado (no sé cual de los dos) la pared, y la inscripción ha desaparecido; porque esto es lo que se está haciendo hace ya cerca de doscientos años con las maravillosas iglesias de la Edad Media. De todas partes les vienen las mutilaciones, de dentro como de fuera: el sacerdote las pintorrea, el arquitecto las raspa; el pueblo llega en seguida y las derriba.

Así que, excepto el frágil recuerdo que le consagra aquí el autor de este libro, nada queda ya en el día de la misteriosa palabra grabada en la sombría torre de Notre Dame, nada del ignorado destino que tan melancólicamente reasumía. El hombre que escribió allí aquella palabra desapareció hace muchos siglos de en medio de las generaciones; la palabra ha desaparecido también de la pared de la iglesia, la iglesia misma acaso desaparecerá bien pronto de la faz de la tierra.

Sobre aquella palabra se ha compuesto este libro.

París, marzo de 1831."

ANATKH podría traducirse como "fatalidad". Al enterarme del incendio de Notre Dame me he acordado de esta novela de Victor Hugo que con tanto gusto leí hace ocho años, de cuando la compré en una vieja edición en dos tomos en la feria del libro antiguo y de ocasión de Valencia, de mi amiga Alejandra que me despertó años antes el interés por la literatura de Victor Hugo, de mi amigo Thomas que me alojó en su casa las dos veces que estuve visitando la gran catedral de Notre Dame que ahora ha ardido...

Aún no se han enfriado los restos de Notre Dame y ya han salido varias empresas y algunas personas multimillonarias a anunciar su intención de donar grandes cantidades de dinero para la reconstrucción de esta extraordinaria catedral gótica. Nunca rechazaría el dinero, pero me parece importante hacer constar algunos datos sobre la naturaleza de tales donaciones y la acumulación de capital que las hace posible:

- Las catedrales las construyen los trabajadores, no los ricos ni sus empresas.
- Las catedrales las reconstruyen los trabajadores con sus manos, no los ricos ni sus donaciones.
- Los ricos y sus empresas son ricos y pueden hacer donaciones porque se quedan la plusvalía generada por los trabajadores.
- Los ricos y sus empresas cuando donan una pequeña parte de lo robado a los trabajadores no lo hacen porque les importe el arte o la gente: lo que hacen es invertir en propaganda.
- Un estado que no puede afrontar por sí mismo la conservación del patrimonio común es un estado fallido.
- El problema de base, entonces, es el robo de los ricos y sus empresas a los trabajadores permitido por los estados, un robo al que en el capitalismo llaman "mercado laboral".

¿Por qué empresas tan reconocidamente desalmadas como Iberdrola o el banco de Santander tienen fundaciones y aportan millones a, por ejemplo, la restauración de edificios y obras de arte? Sería muy ingenuo pensar que dichas empresas lo hacen movidas por un sincero interés por el arte o el bien común (risas, por favor). Cabe recordar cómo ambas empresas penalizan continua y sistemáticamente al pobre, al trabajador empobrecido, a la clase trabajadora en general. Porque, ¿a quién cobran comisiones los bancos si no? A la trabajadora empobrecida. ¿A quién penalizan cuando no hay fondos para cubrir una deuda? Al trabajador empobrecido. ¿A quién desahucian cuando se queda sin trabajo ni ahorros? A los trabajadores empobrecidos. ¿A quién cortan la luz cuando no puede pagar un par de recibos? A los trabajadores empobrecidos.

banco,santander,foto,cartel

¿Por qué los estados o los propios trabajadores necesitarían de las donaciones y fundaciones de empresas privadas para restaurar el patrimonio histórico-artístico? Porque tanto el estado como los trabajadores han sido empobrecidos por tales empresas. Entonces, cuando donan, los ricos y sus empresas están devolviendo un ínfima parte de lo que -legalmente- nos han robado a todos. Pero además es que esas donaciones no son a cambio de nada: con ellas están lavando su imagen y, peor aún, generando en la población la idea de que sus riquezas son útiles al conjunto de la población, que las donaciones son necesarias. Y no hay nada más incierto. No rechazaría el dinero mientras sea útil, pero seguiré escupiendo (virtualmente) en sus nombres, en sus escaparates y, sobre todo, en el capitalismo que da valor legal a este crimen.

Desde ciertos sectores también se plantea que la reconstrucción de un edificio, por valioso que sea su aporte al patrimonio histórico-artístico, no debería ser la prioridad "habiendo temas más importantes" como el hambre, el desempleo, etc. Y creo que es un gran error plantear siquiera un debate sobre si el dinero debe ir a corregir problemas como el hambre o si debe ir a mantener el patrimonio pues es rotundamente falso que no haya dinero para ambos temas. Precisamente de eso hablo en esta publicación, de denunciar el origen del problema a partir del cual se generan estos falsos dilemas de tener que elegir entre arte y comida. ¿No es evidente que, si acaso hubiera realmente que elegir entre arte y comida sería porque el sistema que genera tal dilema es un verdadero fracaso, o por mejor decirlo, estamos ante un sistema inhumano que legaliza, entre otros crímenes, la explotación y el robo a los trabajadores?

Pero estos falsos dilemas se nos presentan con mucha frecuencia y, tantas veces, nos llevan a caer en el error de dejarnos llevar por la falsedad de sus propuestas. Un ejemplo reciente de esto fue cuando se planteó que España no debía fabricar armas y barcos de guerra para Arabia Saudí, y se nos replicó desde el poder político que había que elegir entre los puestos de trabajo o la ética de no colaborar con los crímenes de Arabia Saudí. Y no nos podemos dejar llevar por estas mentiras: claro que podemos cuidar del arte, la ética, la naturaleza o cualquier asunto importante, bello o valioso sin renunciar a comer, a lo más básico. Cabe recordar la cantidad de recursos que se derrochan en un sistema tan ineficiente y tan irracional como el capitalismo. Valga como ejemplo el absurdo inmenso, la estafa y el fraude masivos que supone la obsolescencia programada, que mantiene a millones de trabajadores fabricando y transportando mercancias con taras premeditadas para que pierdan su utilidad pasado un corto periodo de tiempo y así tengan que volver a fabricarse, transportarse y comprarse de nuevo. Y todo este derroche de tiempo, energías y recursos para que las empresas y los ricos sigan aumentando sus fortunas a costa de todo y caiga quien caiga. Nunca antes se había producido tanto, y nunca antes se había malgastado tanto. Claro que hay recursos materiales y humanos de sobra para restaurar el patrimonio sin renunciar a que todos tengamos bien cubiertas las necesidades básicas.

Además, un edificio tan antiguo como la catedral de Notre Dame ya ha sido reconstruído en parte varias veces, y en épocas en las que los medios materiales y las técnicas constructivas hacían más complicada y penosa la tarea. Por eso creo que lo adecuado es reconstruirlo, pero sin que ello sirva como escaparate de propaganda para nadie. Y si un estado como el francés se declara incapaz de afrontar por sí mismo la restauración de un edificio tan emblemático y valioso como Notre Dame sin desatender otras partidas de gasto igual o más importantes, entonces creo que es evidente que el problema estará en ese estado, en su gestión y en sus normas. Precisamente creo que el hecho de que no haya dinero ni interés para temas más importantes que el incendio de un edificio da fé de cómo los estados y los medios de comunicación manejan las emociones y la atención de la gente contra el interés general.

ANATKH, fatalidad, lo cuentan los libros, lo dice la historia, lo grita la destrucción del patrimonio artístico y natural: tal será el destino de la humanidad en el capitalismo.

Leer más

miércoles, 10 de abril de 2019

Mercadona vende cebollas de Nueva Zelanda


cebollas,mercadona,nueva-zelanda

Mercadona acaba de empezar a vender cebollas cultivadas en Nueva Zelanda, cebollas normales, sin ninguna diferencia respecto a las que se cultivan aquí todo el año, lo único que las distingue es que estas cebollas han tenido que transportarse 19.800 kilómetros.

etiqueta,cebollas,mercadona

Y, quizás, que estas cebollas hayan sido cultivadas en suelos arrebatados a bosques primarios. Pero, eso sí, desde su envase de plástico nos sonríe un emoticono. Justo como en las fachadas de los bancos, que nunca faltan las sonrisas impresas. Y temo que pronto, si seguimos así, esas sonrisas impresas serán las únicas que queden.

Leer más